domingo, 24 de junio de 2007

Aburrimiento

Mirase donde mirase no se veía nada. Así pues empezó: “Hágase la luz”.

No hay comentarios:

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...