lunes, 2 de julio de 2007

Por amor


Había sido tan hermoso, tan pleno, que no tengo palabras para explicarlo. Sólo el recuerdo de aquello y la posibilidad de volver a vivirlo me hacen seguir adelante. Si no existiese la posibilidad de repetir la experiencia creo que hace ya tiempo que me habría suicidado, las drogas me ayudan a mitigar mi dolor, a matar mis sentimientos y poder seguir adelante.
La casualidad hizo que aquel ser que encontré en aquel planeta desconocido se uniera a mí, y sé que volverá, porque él sintió lo mismo que yo. Hubiéramos permanecido unidos por una eternidad, pero temimos ser descubiertos, así que nos conjuramos a una exterminación total de nuestras razas para que nunca nadie interfiera en nuestro amor.

No hay comentarios:

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...