Una nueva era


Dios contemplaba su obra bastante satisfecho. Pese a la guerra mundial que ahora estaba a punto de estallar en el planeta, el hombre había aprendido a no autoexterminarse y esta vez estaban estableciendo límites a sus barbaries con reglas que evitarían la desolación total como resultado del conflicto.
De repente sintió una convulsión.
—Ya lo tenemos —dijo una voz—, la maniobra de distracción ha dado resultado.Este hecho marcó el comienzo de una nueva era en la que el creador era presa de su obra

No hay comentarios: