Aburrimiento

Mirase donde mirase no se veía nada. Así pues empezó: “Hágase la luz”.