Así es el infierno

No, así es el infierno, no os engañéis gilipollas, es lo que tenéis a vuestro alrededor día a día, hora tras hora, nada de esas pamplinas que aprendisteis de críos: demonios, fuego y demás zarandajas. El infierno es esto y a vosotros os queda toda una eternidad para disfrutarlo. ¿Por qué? Porque aquí yo soy Dios y vosotros no debisteis derribar las torres gemelas.