El mito de la educación

Hoy quiero variar un poco y voy a abrir una nueva sección de recomendaciones, cosas que realmente me han impactado por su profundidad, calidad o... ¡Qué se yo! Si al final todo es subjetivo y yo no lo voy a ser menos. Y vamos a comenzar por un libro de ensayo para romper un poco.



EL MITO DE LA EDUCACIÓN - Harris, Judith Rich (Ed. DeBolsillo)
592 páginas

La tesis de este libro ya la desgrana la autora en el segundo párrafo del libro, y no es otra que:

¿Tienen los padres algún efecto importante a largo plazo sobre el desarrollo de la personalidad de sus hijos? Este artículo examina las pruebas y llega a la conclusión de que la respuesta es no.
Impresionante ¿no? Bueno, al menos a mí me impactó. Viniendo de cualquiera lo hubiera pasado como otra "invención" más sin importancia, pero me lo había recomendado encarecidamente un buen amigo, Carlos Suchowolski (al que podéis seguir en el enlace de Una nueva conciencia y cuya novela del mismo título que el blog también os recomiendo), que de este tipo de cosas anda más que informado y documentado, así que decidí darle una oportunidad al libro. Y eso es lo que os recomiendo, que le deis una oportunidad, seguro que no salís defraudados.
La autora emplea datos de un sin fin de estudios para avalar su tesis, pero lo más curioso de todo es que ella no ha hecho ninguno de ellos, sólo analiza todo lo que han hecho los demás antes. Vamos, que es una rata de biblioteca por razones personales que descubriréis en el texto. Os aseguro que se puede o no estar de acuerdo con ella, pero al menos nos mueve a analizar un montón de ideas que solemos dar por supuestas, a reflexionar sobre el tema en cuestión y a replantearnos la fiabilidad de los estudios de psicología y comportamiento humano que solemos escuchar en las noticias, entre otras muchas cosas. Un nuevo e innovador punto de vista sobre un viejo tema, ¿Qué podemos hacer los padres por nuestros hijos?

6 comentarios:

Carlos Suchowolski dijo...

Amigo mío, a muchos les parecerá una tontería, pero no creo que a tí: gracias por recomendar mi novela y ese libro estupendo de Judith Rich Harris. Te mereces un abrazo que ya te daré en cuanto te vea.
Carlos.

Míchel dijo...

Un abrazo y una caña ¿no?

Carlos Suchowolski dijo...

Venga! Lo fijamos para la semana del 19. Ponme un email así no se enteran nuestros fans y nos acosan.

escribidor dijo...

Creo que podemos hacer bastante poco. Quizás no directamente como padres, sino siendo partícipes de la cultura, ese hecho invisible que también nos modela y que a nuestra vez también modelamos. Recomiendo fervientemente leer "El gen egoísta" de Richard Dawkins, para ir un poco más lejos.

maRia dijo...

Hmm. Creo que es UNO de los factores que influyen, pero ni el único ni exclusivamente. No he hecho ningún estudio más allá que la observación personal, pero sí tengo la impresión de que los padres marcan bastante. Al igual que luego en la adolescencia los amigos.
Tendría interés en leer eso que recomiendas.

Carlos Suchowolski dijo...

Hola, María, si es que vuelves por aquí: los padres influyen sin duda, empezando porque les dan al 50 y 50 sus genes que a su vez están al 25, 25, 25 y 25 los de los abuelos... etc. Influye incluso el grupo de amigos de los padres, incluso los amigos virtuales con los que hacen miga los niños (y que viven en la tele, los videojuegos, etc.) Esto está claro en el libro. Pero, y esto es el gran aporte, lo más SIGNIFICATIVO proviene del GRUPO con el que uno se identifica, incluso cada vez, sin duda más en la niñez que luego, pero incluso en los adultos. ¿O no nos pasa con eso de lo "políticamente correcto", que no es sino... "lo que casi todos piensan"? ¿O no se nos impone en una charla aunque sea un poco la tendencia a no desentonar a no ser... demasiado raros?