La Tortura

Mientras me abalanzo sobre ella el día a día deja de tener sentido, forcejeamos sobre el suelo, giramos una y mil veces, le aferro ambas manos —no en vano yo soy más fuerte— y trato de inmovilizarla, ella se escurre y consigue liberar un brazo; su esfuerzo es máximo, los nervios del cuello casi parecen querer estallar, me araña la cara en un manotazo al aire y consigo volver a sujetarla, no ha sido difícil. Ahora no puede escapar. Logro bloquearle ambos brazos bajo mis piernas y empiezo a torturarla entre gritos estridentes.
—¡No papá, no me hagas mas cosquillas!

2 comentarios:

la-filistea dijo...

Chanfle! pensé lo peor casi me dá un infarto.
La calidad de tus relatos cortos es insuperable.

Nedax dijo...

HOLA QUE TAL

ME GUSTARIA QUE NOS "AFILIARAMOS" ( POR DECIRLO DE ALGUNA MANERA ) , TENGO UN BLOG DE POESIA LIBRE , Y ME GUSTARIA APARCER EN TU SECCION DE " PAGINAS AMIGAS " , T EDJO MI DIRECCION PARA QUE CHEQUES EL BLOG

http://letrasperdias.blogspot.com/

Y MI MAIL PARA ESTAR EN CONTACTO:

siseantes@gmail.com