Transmisión sexual

La mujer que había dentro de mí quiso salir por la oreja, por eso me la tapé con la mano; luego lo intentó por la nariz, pero yo ya estaba prevenido y la cerré con los dedos. Por la boca ni lo intentó porque sabía que la cerraría apretando los dientes, así que no le quedó más remedio que esperar hasta encontrar su oportunidad.
Nunca se lo conté a nadie, pero hoy tengo que hablarlo con mi mujer, la noto muy inquieta, anoche hicimos el amor y la mujer que estaba dentro de mí estoy seguro de que se escapó y ahora está dentro de ella.