¡Por Dios!

No consigo recordar qué es un “hada” pero sigo leyendo interesado. Aparecen más vocablos que me suenan y no consigo identificar: “ogro”, “duende”, “mago”… y mi imaginación vuela libre con esas palabras. De repente ruidos de alarmas rodean la casa, alguien derriba la puerta y una luz cegadora me impide distinguir nada a mi alrededor. Cuatro manos me aferran y, antes de que pueda hacer nada, me sacan en volandas a la calle. En el exterior puedo ver una pila de fuego hecha con mis viejos libros de fantasía. Al lado me espera una horca, los fanáticos religiosos cada vez tienen más poder.