Mirando

—Luego se fue corriendo, ¿no?
—Sí, salió disparado como alma que lleva el diablo.
—Pobre chico.
—Sí, pobre chico.

—¿Por qué lo harían?
—No lo sé, la gente odia sin motivo y esta noche el pobre muchacho estaba donde no debía y en el momento equivocado.
—Nadie entiende estas cosas.

—La policía siempre llega tarde.
—Sí, no sé para que sirven, nunca están donde se les necesita.
—¡Y todos los vecinos mirando sin mover un dedo!
—¡Una vergüenza!
—¡Menos mal que nosotros lo vimos todo y pudimos contárselo a la policía!
—Sí, ¡Menos mal!

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Veo que estás leyendo pesado... Me gustó lo que vi a primera vista.

"poderosoo" dijo...

emmm¿? i stoo qe es¿?

21Harold dijo...

Buenas,

Soy representante de Hidalgo Ediciones y, pasando por tu blog, me llamaron la antencion tus escritos, y personalmente me gustaron, por lo cual me gustaría proponerte a que te unieras a esta organización sin fines de lucro y nos permitieras publicar tus escritos bajo nuestro sello.

Sin mas que decir, espero tu respuesta a hidalgoediciones@gmail.com.

Atentamente.
Harold Hidalgo
Hidalgo Ediciones
http://hidalgoediciones.260mb.com/

narradora de bolsillo dijo...

La historia se repite una y otra vez, una y otra vez...Mucho hablar y nada hacer.
Se habla y habla para no decir nada, para echar la culpa al vecino, para excusarse....Es la tónica general de estos tiempos en los que vivimos.¿Cambiar?. Sí, pero a peor.
A pesar de mi comentario pesimista, aporto lo que puedo para intentar cambiar en ese sentido mi reducido entorno. Algo se conseguirá, ¿no?
Un saludo, tocayo de blog.