Prepárate a morir

“Me llamo Ricardo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir”. ¡Qué gran frase! Siempre había sido la máxima que más me había gustado de todas las películas que había visto, siempre había querido decirla… Hasta que aquel día un estúpido genio apareció y me concedió el deseo. Ahora mi padre está muerto y yo tengo que enfrentarme en un duelo de espadas con un tipo que me odia y que seguro que la maneja mucho mejor que yo, de hecho, ¡No recuerdo haber cogido una espada en mi vida!