No habrá dudas

Mientras recojo mi destino del frío suelo de la cocina el pasado me aplasta como una losa fúnebre. María, mi María, me ha clavado un puñal helado en el corazón, se ha ido dejando sólo una nota de odio que, como una hoja arrastrada por la lluvia, se me ha caído de las manos mojada con lágrimas de dolor. Miro a mi alrededor y sólo quedan las ruinas de una mentira. Se ha ensañado destrozando todos mis recuerdos: libros, discos, fotos familiares, ropa… Hasta ha vaciado los armarios de la cocina y la nevera esmerándose en destrozar mis comidas favoritas.
Y ahora, muerto en vida, ejecuto mi venganza. Me he golpeado la cabeza con un rodillo de la cocina y contra las paredes, me he cortado las venas y me metido en la nevera esperando el final mientras escribo su nombre en las paredes del frigorífico con mi sangre. ¿Alguien dudará que fue ella quien me dejó aquí?

8 comentarios:

no comments dijo...

Gore, gore.
Suerte.

Un saludo indio

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenísimo...

Jesús Arroyo dijo...

Hola Michel:
M.Ángeles Cantalapiedra (si, si, esa bella mujer que está sobre este comentario) aconseja tu blog y por este motivo he entrado a verte.
Solo leer "No habrá dudas" ya me dice que tengo que seguir aqui, siempre que me lo permitas, claro está.
Es muy bueno.
Un saludo.

Míchel dijo...

no comments: esta vez no me presenté, sólo me intento obligar a hacer algo. Espero que tú también tengas suerte.

Mª Ángeles: muchas gracias por todos tus comentarios, es una alegria verlos. Y gracias por tus recomendaciones y los invitados que traes :)

Jesús: bienvenido, puedes visitarme siempre que quieras, es un lugar abierto a todo el que quiera venir.

Siento no contestaros siempre, pero me resulta difícil encontrar tiempo, quizás por eso me dedico a esto de los microrrelatos.

GAB dijo...

rara manera de vengarse.

Libros Gratis dijo...

Muy bueno!

Saludos,

Maria Coca dijo...

Magnífico.

Queiles dijo...

Muy bueno. Veo que sigues el programa de la SER.
Saludos.