sábado, 8 de enero de 2011

Sospechas

Una semilla en esta tierra desolada.
Un cigarrillo sentado al borde de la cama con la cabeza gacha.
Una hoja más en el calendario.
Otro puñetazo a la pared y otra maldición.
Siempre lo mismo, gestos inútiles de un vacío desgarrador, de un ciclo sin sentido que nos lleva hacia el final de un modo inexorable.
Yo soy estéril y él no lo sabe; pero lo sospecha.
Pronto lo sabrá y ese será mi fin.

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...