domingo, 30 de noviembre de 2014

El juego secreto

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos, la niña se los cerró para que no la viera jugar a su juego secreto. Luego, decidida, se levantó, dibujó una sonrisa inocente en el rostro y se dirigió hacia el hombre encadenado en la pared. Él fue el segundo en cerrar los ojos.

No hay comentarios:

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...