jueves, 20 de noviembre de 2014

El pavo

Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad. Con un poco de suerte no volverían a comer pavo hasta entonces y él podría vivir un año más.

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...