Superpoder



A nadie se le ocurrirá que solo quiso volar, como antes del accidente que acabó con su más preciado don, ese que mantenía en secreto para no ser vista como un bicho raro, ese que le permitía volar como un pájaro, a escondidas, mientras todos dormían.
Los médicos dijeron que había salido prácticamente ilesa, pero aquel fatídico percance, por alguna razón ignota, le cortó las invisibles alas y la ancló al suelo como al resto de los mortales.
Por eso ahora su cuerpo yace aplastado en la acera, porque saltó como siempre, sin dudar, ignorante de que ya no podía hacerlo.

No hay comentarios: