viernes, 20 de noviembre de 2015

Mañana será otro día




Vuelven a dejarlos debajo de sus camas, cada noche, después de la última campanada que marca el fin del día. Las lecciones de la guardería no se olvidan: a guardar, a guardar, que mañana hay que jugar. Todo limpio y ordenado, guardan sus juguetes en cajas bajo las camas. Siempre todo limpio y ordenado, afilan los juguetes y les limpian la sangre, no dejan ni rastro, que mañana hay que jugar.

No hay comentarios:

Merlín, la Madrastra y el espejo

  -¡Quieres dejar en paz al espejo Reina mía! Deja de insultarle que no te ha hecho nada. Quien así habla no es otro que el duende ...