Odio



Por fin pudo recordar el rostro de su madre, la maestra, la madre de Sánchez. La odiaba. El dolor ocultó aquella cara… hasta que mandó a ambos a la lona con aquel puñetazo lleno de odio y empezó la cuenta...
…uno…
…dos…
...tres…
“Hazlo otra vez… si te atreves.” Decía ella golpeando sus manos con la vara.
…cuatro…
“Puntos cardinales.”
…cinco…
“Continentes.”
…seis…
“Media docena.”
…siete…
“Pecados capitales.” Juró cumplirlos todos mientras aquella maldita mujer le tiraba de las patillas.
…ocho…
“Obras de misericordia.”  Para olvidar.
…nueve…
“Planetas.”
…y diez…
Segundos de vida le quedan a tu hijo. AMÉN.