lunes, 1 de octubre de 2018

Señales inequívocas


–Comienzan a acumularse en la superficie del planeta una enorme cantidad de basuras sin fin –expuso indiferente el funcionario revisando la documentación–, los desperdicios cubren casi cualquier área del planeta, no se detectan zonas sin contaminar.

–No hay duda –concluyó el observador jefe con tristeza–, no hay vida inteligente en la Tierra. Qué pena.   

1 comentario:

Alís dijo...


Al menos, no en la especie en la que creíamos que la había. Y si seguimos así, dejará incluso de haber vida. En esta situación, encontrarla inteligente es casi un lujo que no sé si nos podemos permitir.

Un abrazo

Viejas costumbres

Lo sé, soy un nostálgico , pero me gusta mirar las estrellas cuando paseo por el campo, leer poesía en las mañanas de primavera, sentar...