lunes, 1 de octubre de 2018

Señales inequívocas


–Comienzan a acumularse en la superficie del planeta una enorme cantidad de basuras sin fin –expuso indiferente el funcionario revisando la documentación–, los desperdicios cubren casi cualquier área del planeta, no se detectan zonas sin contaminar.

–No hay duda –concluyó el observador jefe con tristeza–, no hay vida inteligente en la Tierra. Qué pena.   

Principitos


Comienzan a acumularse en la superficie del planeta los principitos venidos de todos los rincones del mundo. Es un planeta pequeño, cada uno habla un idioma y no se entienden, pero se han organizado para cuidar a la rosa, saben lo que es importante de verdad.

Empatía planetaria


Comienzan a acumularse en la superficie del planeta las penas, la soledad, los sufrimientos y el dolor de sus habitantes. El peso es tal que poco a poco se ha ido haciendo más pequeño sin que nadie se percate de ello, y así, minuto a minuto la distancia que les separa casi ha desaparecido. A no tardar mucho volverán a estar juntos, y esa proximidad encumbrará de nuevo los sentimientos positivos, afecto, cariño, amor. Antes de que nadie se dé cuenta ese calor dilatará de nuevo el planeta, y el ciclo se cumplirá como tantas otras veces.

Lógica infalible

—No es cierto que tengan siete vidas. —¿Quiénes? —Los gatos. —¿Por qué? —¿Por qué qué? —Que por qué los gatos no tienen siete vid...