jueves, 20 de junio de 2019

Cuestión de economía


-Cuando acabes la dejas fuera.
La jefa de grupo se dio la vuelta y cerró la puerta con la eficacia con la que hacía todo. No se distinguía por su amabilidad precisamente, siempre daba la orden exacta, ni una palabra más ni una palabra menos: “limpia la habitación”, “recoge la mesa”, “barre el salón”. Era su carácter. Así pues me dispuse a hacer mi tarea y terminé de limpiarla y adecentarla. Cuando terminé la saqué fuera y la coloque en la fila, junto al resto de abuelos y abuelas babeantes que colocábamos durante horas al sol para tratar de reducir el gasto en la residencia.

Olvido


Cuando acabes la dejas fuera”, me dijo mamá cuando me vio jugando en la cocina con la perra. No le gustaban los animales y había accedido a regañadientes tras mucho insistir entre papá y yo. Por eso no entendí su disgusto cuando la encontró chamuscada en el horno. Bueno, quizás fue porque se me olvido sacarla a la calle.

La Cámara de los Horrores

Todos sabíamos que tras aquella puerta nos esperaba el horror. Nunca hablábamos de ello, pero todos lo sabíamos. Más de una vez habíamos co...